Pasta con carne molida

La receta de pasta por excelencia, con su carne picada, sus verduritas y el tomate frito, pero con un toque de vino que hace que esta receta sea diferente.

Receta de pasta con carne molida

Ingredientes para preparar pasta con carne molida

  • 400 gr. de pasta
  • 300 gr. de carne molida
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 400 ml. de puré de tomate
  • 125 ml. de vino blanco
  • Aceite de oliva
  • Parmesano rallado
  • Pimienta
  • Orégano
  • Sal

¿Cómo preparar pasta con carne molida?

  • Antes de hacer la pasta, siguiendo los cánones sobre la forma de cocinar pasta según los expertos, nos pondremos con la carne.
  • En primer lugar, picamos la cebolla en una brunoise muy finita, y pelamos y picamos un diente de ajo muy menudito.
  • Echamos un poco de aceite de oliva en una sartén, la llevamos al fuego, y cuando esté caliente, sofreímos la cebolla y el ajo con una pizca de sal.
  • Cuando la cebolla comience a cambiar de color, añadimos la carne molida y salpimentamos a voluntad.
  • Removemos bien y espolvoreamos un pellizco de orégano. Regamos con el vino blanco, ponemos el fuego al máximo, le damos 2 ó 3 minutos para que el alcohol se evapore.
  • A continuación, bajamos de nuevo el fuego y añadimos a la sartén el puré de tomate. Removemos y dejamos que se cocine lentamente, durante unos 10 ó 15 minutos, hasta que la carne molida esté bien cocinada.
  • Cuando esté lista la salsa de la pasta, la apartamos del fuego y reservamos.
  • Una vez tengamos la pasta elegida, la cocemos en agua con sal siguiendo las instrucciones que el fabricante indica en el paquete. Ya cocida, la escurrimos bien.
  • Ya sólo nos queda montar el plato mezclando la pasta con la salsa de tomate y carne que hemos preparado. Para ello, repartimos la pasta bien en una fuente o bien en platos individuales y la cubrimos con la salsa de carne molida.
  • Espolvoreamos con el queso rallado, que se fundirá al estar la pasta y la salsa caliente ¡y listo!
  • Foto orientativa: Joyosity
Nota del autor:

No nos debe preocupar demasiado el tipo de pasta que usemos para esta receta (macarrones, espaguetis, tallarines, lacitos, incluso raviolis rellenos de queso o carne). Usaremos la pasta que tengamos en casa y el resultado estará igualmente rico.